Elkhonon Goldberg. Creatividad.

«Es poco probable que una persona que se sienta del todo satisfecha aplicando el conocimiento ya disponible o practicando formas de arte completamente desarrolladas se embarque en una empresa creativa. La atracción hacia la novedad es un prerrequisito central de la creatividad. También lo es la disconformidad intelectual, es decir, la capacidad para distanciarse de las teorías y conceptos científicos o de las formas artísticas establecidas.»

«Para adelantarse a la sociedad, la persona creativa debe moverse por su insatisfacción con el statu quo intelectual, científico o artístico. Debe poseer también fortaleza de carácter y fe en la obra propia para perseverar pese al rechazo y la desaprobación.»

«Buena parte de lo que hacemos, tal vez la mayor parte de lo que hacemos, se modela en mayor o menor grado sobre información adquirida con anterioridad, incluso cuando se trata de la innovación más original y de los más sobresalientes actos de creatividad. La relación entre lo viejo y lo nuevo es íntima y fluida. El propio impulso de embarcarse en una búsqueda creativa suele tener sus orígenes en la impresión de que el conocimiento o las teorías establecidas son incapaces de dar solución a los problemas de interés, o que las formas estéticas y artísticas no encuentran eco en las sensibilidades de la época o no satisfacen las necesidades expresivas del propio autor. Además, la innovación no es necesariamente un rechazo en bloque del conocimiento, las ideas o las creencias previamente acumulados. A menudo lo viejo se transforma en lo nuevo de una forma sutil y fluida.»

«La mayoría de las situaciones de la vida real son ambiguas y no se nos presentan con una «orden de avanzar» prescrita desde fuera. Corresponde al individuo decidir, dentro de ciertas restricciones, qué acción tomar, en qué problemas centrarse, o cómo priorizar el tiempo y los recursos propios. Enfrentados a la misma serie de circunstancias, lo más probable es que distintas personas elijan cosas distintas, y que una serie de decisiones no sea necesariamente mejor que otra en algún sentido «objetivo» o absoluto.»

«Las grandes ideas de cualquier campo no se alcanzan gracias a ingenuos quijotes, sin interés ni conocimiento previo sobre la disciplina, que abandonados al ocio generan en su mente mucha paja hasta que, con suerte, dan con unos pocos granos de trigo. En absoluto, en la vida real las ideas creativas y rompedoras suelen ser la culminación de un esfuerzo intelectual o artístico sostenido durante un largo período de tiempo. Las ideas creativas suelen surgir en personas que llevan años o incluso décadas dedicadas con sumo esfuerzo a la disciplina de su elección, en la que son maestras consumadas. La habilidad para generar lo nuevo suele estar arraigada en una excelente comprensión de lo viejo, aunque acabe por rechazarlo. Esto, por definición, implica que sobre el proceso creativo se imponen algunas restricciones.»

«Con frecuencias aprendemos algo sobre la naturaleza de las cosas examinando sus contrarios. Que todo acto creativo de consecuencia es un ejercicio de inconformismo es una verdad evidente que no requiere mayor elaboración. Es obvio que la propensión al inconformismo no es un prerrequisito suficiente de la creatividad, pero sí cabe considerar que sea necesario. Por muy original que sea un pensador, si cualquier disparidad entre su pensamiento y el que prevalece en la sociedad puede llegar a espantarlo y convertirse en un obstáculo, el proceso creativo casi con seguridad quedará abortado y frenado hasta quedar en nada. Sean cuales sean los otros rasgos que deba poseer una persona creativa, la capacidad de resistir las presiones implícitas a tal disonancia, la de soportar la carga de ser un iconoclasta, se encuentre entre ellas.»

«Si la sociedad no comprende el valor de una innovación, ya sea científica, tecnológica o artística, y no la acoge (no necesariamente de inmediato, pero sí en un tiempo razonable), la innovación quedará olvidada sin llegar a enraizar, sin dejar huella, y no estaríamos hoy hablando de ella. Así pues, desde el principio, el consumidor desempeña un papel tan importante como el creador sobre el destino de una forma artística, idea o producto novedoso.»

SINOPSIS

«¿Cuáles son los procesos cerebrales detrás de la creatividad humana? ¿Cuáles son sus raíces evolutivas? ¿Cómo ayuda la cultura a moldear la creatividad individual?

Creatividad es el primer libro que aborda estas y otras preguntas de una manera rigurosa y atractiva: Goldberg, neurocientífico y neuropsicólogo, se basa en los últimos descubrimientos de la investigación del cerebro y en sus propios puntos de vista para unificar historia, cultura y evolución hasta llegar a una original y a veces provocativa comprensión de la naturaleza de la creatividad humana.
Los orígenes del lenguaje, la naturaleza de varios trastornos neurológicos, la cognición animal, la realidad virtual e incluso la inteligencia artificial aparecen en esta obra que viaja desde la antigüedad hasta el futuro y desde Europa occidental hasta el sudeste asiático.»

¡HAZ CLIC EN LA ESTRELLA PARA DEJAR TU VALORACIÓN!
(Votos: 11 Promedio: 5)
Ir arriba