Eloy Moreno. Invisible.

«Todos saben distinguir entre el bien y el mal, entre las bromas y el maltrato, entre el juego y el acoso…pero ninguno sabe cómo pararlo sin hacerse daño».

«Lo que nuestro chico de nueve dedos y medio no sabe es que si su padre trabaja tantas y tantas horas al día no solo es para ganar dinero, sino para no tener que enfrentarse a la realidad. Si nunca habla con él, si no se van juntos a ningún sitio…es porque tampoco sabe cómo afrontar lo que ocurrió. La única salida que ha visto es trabajar todo lo posible para traer a casa todo el dinero posible para que su hijo tenga todas las cosas posibles…excepto aquellas que no se pueden comprar con dinero, claro…los momentos. El problema es que son justamente esos momentos que no tiene los que hacen que el chico golpee la cama, y la almohada y todo lo que encuentra a su paso…a veces hasta a él mismo.»

«Sabe que suspendiendo los exámenes será más popular, más respetado, más temido…pero en su interior crece una realidad distinta. La que le hace entristecer en la intimidad de su habitación cuando piensa que no es capaz de ser más listo, que siempre será el tonto de la clase; el malo, sí, el popular, el guapo, el fuerte…y también el torpe, el que no da para más. Por eso, para compensar esa debilidad que jamás confesará a nadie, utiliza la violencia, pues de momento le funciona. Es la rabia la que compensa la impotencia, la rabia contra un chico que representa todo lo que él no tiene, un chico que saca sobresalientes con la misma facilidad con la que él da puñetazos.»

Frases del libro Invisible, de Eloy Moreno

«¿Hoy tampoco trabajas, papá?

-No, hoy no, me han dado permiso para poder estar contigo aquí, cuidándote.

-¿Y no pueden darte esos permisos cuando estoy bien, cuando no estoy enfermo, para que podamos pasar mas tiempo juntos?

Y fue ahí cuando comenzó a dolerle el corazón. Esa noche intentó recordar las veces que él había estado en casa entre semana: cuando cogió aquella gripe tan fuerte, cuando tuvo un accidente en la mano, cuando se murió el abuelo, el día libre que pidió para acudir al entierro de su suegra…pero nunca le habían dado permiso para celebrar la caída de un primer diente, para enseñar a su hijo a ir en bici, para pasar juntos el día de su cumpleaños, para bañarse en la playa…en definitiva, para las únicas cosas importantes de la vida jamás le habían dado permiso en el trabajo.»

«Ella sí sabe qué ha ocurrido, ella sí sabe dónde está grabado ese vídeo y sobre todo, ella sí sabe cuándo pasó todo…¿Por qué no se dio la vuelta? ¿Por qué no volvió junto a él? Son tantos los porqués que se analizan cuando algo ya ha ocurrido. Cómo duele hacerse preguntas cuando las respuestas llegan tarde.»

«Casi siempre actuamos como si todo lo que nos rodea fuera a estar ahí siempre, en lugar de vivir cada momento como si fuéramos a perderlo todo al día siguiente».

«El problema es que esos golpes son, también, cada vez más invisibles: duelen igual pero no dejan marca.»

«He descubierto además la otra cara de la violencia, la que nunca se menciona: la de quien mira y no hace nada.»

«Es entonces cuando se da cuenta de que para ser un monstruo no es necesario hacer algo especial, a veces basta con no hacer absolutamente nada.»

SINOPSIS: "Invisible", de Eloy Moreno.

«¿Quién no ha deseado alguna vez ser invisible?

¿Quién no ha deseado alguna vez dejar de serlo?

El problema es que nunca he llegado a controlar bien ese poder:

A veces, cuando más ganas tenía de ser invisible, era cuando más gente me veía, y en cambio, cuando deseaba que todos me vieran, era cuando a mi cuerpo le daba por desaparecer.»

¡HAZ CLIC EN LA ESTRELLA PARA DEJAR TU VALORACIÓN!
(Votos: 12 Promedio: 5)
Ir arriba