Tiempo de lectura: 4 minutos.

iWoz. De genio de la informática a icono de culto. Steve Wozniak.

“Si tú eres tan afortunado como yo te tocará ser joven en un momento de revolución. Igual que Henry Ford con la industria del automóvil, yo estuve allí para ver el inicio y construir los primeros ordenadores personales. A mediados de la década de los noventa, cuando estaba dando clase, pensé de pronto: «Guau, ojalá tuviera ahora doce años, las cosas que podría hacer con todo lo que existe en este momento». Pero luego me di cuenta de que tengo mucha suerte: he podido ver el antes, el durante y el después de algunos de esos cambios. Soy una de esas pocas personas que ha podido influir en ellos; llegué a lo más alto sin tener mucho dinero, contando solamente con las habilidades para construir un producto que no se había hecho antes.

Espero que seas tan afortunado como yo: el mundo necesita inventores, grandes inventores. Tú puedes ser uno. Si adoras lo que haces y estás dispuesto a llegar hasta donde haga falta, está a tu alcance. Y merecerá la pena cada minuto que pases solo, de noche, pensando y pensando qué quieres diseñar o construir. Valdrá la pena, te lo prometo.”

“Gracias a todos mis proyectos científicos, adquirí una capacidad muy necesaria que necesitaría durante el resto de mi vida: la paciencia. Lo digo completamente en serio: la paciencia está muy infravalorada. Desde tercero hasta octavo tuve que ir aprendiendo poco a poco; descubrí cómo unir piezas electrónicas sin apenas tocar un libro. A veces pienso que tuve mucha suerte; es como si se hubieran colocado las cosas para que fuera avanzando despacio, sin precipitarme, desde pequeño. Aprendí a no preocuparme tanto por el resultado sino a centrarme en lo que estaba haciendo en ese momento y perfeccionar cada paso al máximo antes de pasar al siguiente.

No todo el mundo actúa de esta forma en ingeniería. El tiempo que estuve en Apple y en otras empresas me encontré con muchos fanáticos que intentaban llegar al escalón superior sin asegurar los anteriores, y eso no funciona: no funciona jamás. Es una cuestión de desarrollo cognitivo, sin más. No se puede enseñar a una persona lo más complicado primero; no se deben saltar peldaños; hay que ir de uno en uno. Siempre lo tuve presente para educar a mis propios hijos y también cuando di clase a alumnos de quinto. No dejaba de repetirles, como si fuera un mantra: «Paso a paso».”

SINOPSIS

“Gracias a esta obra, conocemos episodios inéditos en el proceso de creación de Apple, de la mano de uno de sus creadores… Iwoz. Este entrañable personaje de la sociedad moderna, que tanto ha incidido en la evolución social a la que llevamos asistiendo en la últimas décadas, publicó Iwoz con el objetivo de poder disipar errores sobre su relación con Steve Jobs y con Apple. El genio de la informática nos relata cómo llegó a la universidad, cómo se inició y se desarrolló Apple y cómo posteriormente lo dejó por nuevos proyectos. Desde que fue pequeño su vida giró en torno a la ingeniería y a la informática, es lo que le apasionaba y lo que le continúa apasionando, y desde luego que si algo merece la pena de Iwoz es descubrir que sí es posible hacer, durante toda tu vida, lo que te gusta y disfrutar con ello, solo es cuestión de tomar la decisión correcta, aunque el resto piense que te equivocas.”

¿Quieres compartir esta página?

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿QUIERES LEER MÁS SOBRE MISCELÁNEA?

Ir arriba