Tiempo de lectura: 4 minutos.

Krishnamurti. Sobre la educación.

¿Alguna vez ha paseado solo, o siempre va acompañado de otros? Si alguna vez sale a pasear solo – sin alejarse demasiado porque aún es demasiado joven-, entonces aprenderá por sí mismo, sabrá lo que piensa, lo que siente, lo que es la virtud, lo que quiere ser; tiene que descubrirlo, y no es posible que descubra nada de sí mismo si permanentemente está hablando, saliendo con sus amigos, rodeado de media docena de personas. Siéntese en silencio debajo de un árbol, solo, no con un libro; simplemente mire las estrellas, el cielo claro, los pájaros, la forma de las hojas; observe las sombras, al pájaro que cruza el cielo. Al estar consigo mismo, sentado en silencio bajo un árbol, comenzará a comprender el funcionamiento de su propia mente, y eso, es tan importante como asistir a clase.”

Pero ese aprender sólo es posible con una mente nueva, cuando no dice: Yo sé. Así pues, uno debe separar y distinguir entre el aprender y el acumular conocimientos, porque los conocimientos hacen que uno actúe de forma mecánica, mientras que el aprender provoca que la mente se renueve, sea joven e inquisitiva; pero no pueden aprender si se limitan a seguir la autoridad del conocimiento. En todo el mundo, lo único que la mayoría de los educadores hacen es memorizar e impartir conocimientos, y de esa manera la mente se vuelve mecánica e incapaz de aprender. Tan sólo podemos aprender cuando no sabemos, y aprendemos sólo cuando no hay temor, cuando no hay autoridad.”

Los años que un estudiante pasa en una escuela deben dejar en él una fragancia y una alegría. Eso sólo puede suceder cuando no hay competitividad ni autoridad, cuando el enseñar y el aprender son un proceso simultáneo en el presente, cuando el educador y el estudiante participan ambos en el acto de aprender. Las enseñanzas de Krishnamurti se apartan del enfoque tradicional basado en la relación entre el que enseña y el enseñado, entre el “guru” y el “shishya”. Este enfoque tradicional es básicamente jerárquico: está el profesor que sabe y el estudiante que no sabe, al que se debe enseñar. Para Krishnamurti, el profesor y el estudiante se encuentran en el mismo nivel, comunicándose mediante preguntas y más preguntas, hasta descubrir las profundidades del problema y de ahí surja la comprensión, que iluminará la mente de ambos.”

¿QUIERES COMPRAR EL LIBRO?

Si te ha gustado lo que has leído, ¡pincha en la imagen para conseguir tu ejemplar!

SINOPSIS

os más importantes de Jiddu Krishnamurti, resultado de las charlas y diálogos que mantuvo con estudiantes y profesores de Rishi Valley y Rajghat, en la India. Rompiendo los esquemas habituales de los sistemas pedagógicos y educativos, Krishnamurti resalta la enorme importancia que la educación tiene a la hora de comunicar lo que es básico para la transformación de la mente humana, así como de romper las fronteras entre las diferentes culturas y religiones. El reto que plantea está enfocado no sólo hacia la actual estructura educativa, sino también hacia la verdadera esencia de toda persona. De hecho, el fin último de la educación debe ser, en opinión del autor, la creación de una nueva cultura y un nuevo ser humano, lo cual sólo es posible cuando la actitud espiritual y la inquietud científica forman parte de un mismo movimiento de la consciencia del individuo. Una obra primordial, que propone una renovada y amplia visión de la educación, y que no dejará indiferente a ningún lector, sea profesor, estudiante, padre o cualquiera que se interese por el desarrollo humano.”

¿Quieres compartir esta página?

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp