Tiempo de lectura: 3 minutos.

Nicolás Maquiavelo. El príncipe.

También gana un príncipe gran estima cuando es un amigo y un enemigo de verdad, es decir, cuando se muestra sin ningún miedo a favor o en contra de unos y otros. Esa actitud siempre será más útil que quedarse neutral, porque, si dos hombres poderosos cercanos a ti llegan a las manos, su condición puede ser tal que, al vencer uno de ellos, tengas que temer al vencedor, o no. En cualquiera de los dos casos, siempre será más útil que te descubras y luches abiertamente, porque, en el primer caso, si no te descubres siempre serás presa del que vence, con el placer y la satisfacción del que ha sido vencido, y no habría ninguna razón para que te defiendan ni te acojan. Porque el vencedor no quiere amigos sospechosos que no le ayuden en las adversidades y el que pierde no te acoge si no has compartido su suerte con las armas en la mano.”

Porque las amistades que se adquieren a un precio, y no con la grandeza y la nobleza del alma, se compran pero no se poseen, y en el momento necesario no se dispone de ellas. “

SINOPSIS

“Redactado por Nicolás Maquiavelo (1469-1527) en 1513, cuando se hallaba en el ostracismo a causa del triunfante retorno al poder de los Médicis, El Príncipe ha pasado a la historia del pensamiento por constituir el arranque de la reflexión teórica sobre los orígenes del poder y la estructura del mismo. En medio de las exhortaciones moralizadoras, los encubrimientos retóricos y las justificaciones ideológicas, la contraposición entre la “fortuna” y la “virtud”, capital en la obra, es una de las articulaciones conceptuales mediante las que comienza la política a abrirse paso como saber científico y como práctica sometida a pautas de regularidad.”

¿Quieres compartir esta página?

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿QUIERES LEER MÁS SOBRE FILOSOFÍA?

Ir arriba