Tiempo de lectura: 3 minutos.

Peter Bieri. El oficio de ser libre.

El impulsivo no hace su futuro, sólo tropieza con él, y aquello que viene a continuación es para él simplemente lo posterior. Su falta de libertad significa que su conciencia de futuro no posee profundidad alguna.”

La fantasía es la capacidad de ensayar posibilidades en el interior. La necesitamos ya en decisiones instrumentales. Se necesita fantasía para jugar bien al ajedrez; se trata precisamente de imaginarse muchas jugadas y contrajugadas posibles y, a modo de prueba, ponerse en la cabeza del contrincante. Gana aquel que está un paso por delante del otro, y esta ventaja se la debe a su mayor imaginación. Así es en todas las decisiones instrumentales: el ingenioso alcanza la meta más fácilmente que el que carece de fantasía, sabe mejor cómo ayudar a que su voluntad se realice. Por lo tanto, en el sentido de la libertad de acción, es el más libre. Si en una decisión sustancial atendemos a nuestra voluntad, la fantasía ha de tener todavía otra dimensión: hemos de ser capaces de imaginarnos cómo nos iría con nuestros deseos en diferentes situaciones que nos figuramos. La fantasía ha de ser precisa, e incluso atenta al detalle, y yo he de agotar completamente la reserva de autoexperiencia y autoconocimiento. Esto último, tanto más, cuanto que he de plantearme también la pregunta por el destino de aquellos deseos contra los cuales me decido, a pesar de que también ellos conducirían a una identidad que me podría imaginar para mí. Pues es claro que con mi decisión no se extinguirían simplemente. Todas las preguntas me las ha de responder la fantasía proyectándome hacia el futuro y retratándome como alguien que quiere en el futuro en situaciones figuradas con precisión. Y esto no es todo lo que puede hacer. También me puede ayudar a reconocer deseos y, por consiguiente, una voluntad posible, de los que hasta ahora no sabía nada. La libertad de voluntad, tal como la hemos descrito hasta aquí, radica en la amplitud de la fantasía y del autoconocimiento.”

¿QUIERES COMPRAR EL LIBRO?

Si te ha gustado lo que has leído, ¡pincha en la imagen para conseguir tu ejemplar!

SINOPSIS

¿Qué significa para un ser humano ser libre? ¿En qué medida somos libres en nuestra voluntad? ¿Significa falta de libertad que nuestro querer esté condicionado por una biografía con todas sus contingencias? ¿Qué tipo de libertad presuponemos cuando juzgamos moralmente a seres humanos y les pedimos cuentas? Y, ¿por qué nos es tan importante la libertad de la voluntad? Peter Bieri se ocupa de todas estas preguntas en este libro. Escrito por un filósofo no es un tratado académico, sino más bien un escenario sobre el que se discuten las más diversas soluciones al problema de la libertad de la voluntad. En pequeñas escenas, una y otra vez modificadas, envuelve en contradicciones imágenes aparentemente evidentes de la libertad hasta que, al final, se pueden reconocer los principios de una libertad verdadera. Ella no nos es regalada, sino que tiene que ganarse siempre de nuevo a fuerza de trabajo. Con el brío narrativo de un novelista muy encomiado, Peter Bieri muestra lo que puede aportarnos un pensamiento preciso. Y ello como un extraordinario, absorbente placer en la lectura, sin duda no sólo para filósofos.”

¿Quieres compartir esta página?

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp