Tiempo de lectura: 2 minutos.

Peter Pettinger. Vida y música de Bill Evans.

“Las cosas sencillas, lo esencial, son las importantes, pero a veces las expresamos de un modo terriblemente complejo. Lo mismo sucede en el terreno musical con la técnica. Intentas dar voz a una emoción sencilla como el amor, el entusiasmo o la tristeza y suele ocurrir que la técnica entorpece esta labor, que acaba por convertirse en un fin en sí misma cuando no debería ser más que el canal que permite la comunicación entre las ideas y los sentimientos. El gran artista siempre sabe llegar al quid de la cuestión, y posee una técnica tan natural que es imperceptible.”

“Me limito a tocar la música tal y como la entiendo, y eso es más importante que pensar en el público, porque nadie más que yo puede afirmar si he cumplido con lo que me había propuesto.”

“Confío en que el trío se decante más por la improvisación simultánea que por la sucesión de solos. Si, por ejemplo, el contrabajista oye una idea y quiere responder, ¿por qué ha de seguir acompañando sobre un compás de 4/4? La gente con la que toque ya sabe hacerlo según los cánones, y por eso creo que tenemos derecho a cambiar las reglas del juego.”

SINOPSIS

“La pasión y la erudición se hermanan en esta biografía para recorrer la compleja y a veces dramática vida de Bill Evans, uno de los pianistas más influyentes e innovadores en la historia del jazz y, según muchos entendidos, uno de los grandes músicos del siglo XX. Su peculiar manera de recrear la tradición, sus armonías impresionistas, sus líneas melódicas sincopadas y polirítmicas continúan sonando como un eco indeleble en los pianos de nuestro tiempo. Pero a los estilos jazzísticos dominantes en su época (bebop, cool, improvisación modal), Evans aportó sobre todo un intenso e irrepetible lirismo que el crítico Gene Lees ha descrito mediante un dictamen lapidario: «era el poeta del jazz». En la poesía sonora se proyectaba un personaje sin duda difícil y en cierto modo atormentado que, sin embargo, nunca dejó de ser entrañable para quienes lo tuvieron cerca: los testimonios aquí recogidos de sus amigos y colegas nos presentan a un ser humano excepcional que se entregó a la música con una mezcla de pureza, energía y modestia no demasiado común entre quienes viven iluminados por la luz de los focos.Peter Pettinger, pianista de formación clásica con importantes grabaciones a sus espaldas, narra la trayectoria personal y profesional de Evans, explica sus logros y sus tragedias, describe la arquitectura de su música (técnicas, métodos de composición, formas de actuación en grupo, etc.), analiza su enorme legado y, por encima de todo, pone su bien entrenado oído a escuchar las variadas texturas de una obra fascinante. Peter Pettinger ha sido concertista de piano durante más de veinticinco años. Entre sus muchas grabaciones destacan las sonatas de Bartók junto al violinista Sándor Végh, la Sonata de Elgar, varias obras de Elgar para piano y un disco de jazz en compañía del violinista Nigel Kennedy.”

Ir arriba